Posts Tagged ‘Carlos Carnero González’

Carlos Carnero: “Mirando más allá de Doha”

octubre 23, 2008

 ¿65 horas? Ni de coña

 JMTD, Plaza Mayor, Madrid.

Una de las reivindicaciones recogidas en el Manifiesto Común (pdf)  elaborado pos los sindicatos CES, CSI, UGT y CCOO , con motivo de  la Jornada Mundial por el Trabajo Decente,  por la que también acudí a la concentración en la Plaza Mayor, en Madrid ,  el pasado 7 de octubre,  exigía el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)  de Naciones Unidas.

    Carlos Carnero , eurodiputado socialista, desgrana en un artículo  publicado el pasado 20 de octubre en El País, Una mano invisible para un mercado global, los factores de estabilización que necesita un mundo golpeado por la crisis para estimular el crecimiento, el desarrollo y el empleo, advirtiendo sobre la importancia de finalizar con éxito la Ronda de Doha  : 

” Seamos conscientes de que el coste del no-Doha implica tremendas pérdidas, pues la alternativa al éxito no es el statu quo, sino un serio deterioro del multilateralismo, con un alto precio: miles de millones de euros dejarían de ingresarse en la economía internacional; la credibilidad del sistema de comercio internacional y de la OMC se resentiría gravemente, y los países más pobres y débiles, que son los que más se benefician de un sistema basado en reglas multilaterales fuertes, serían los más desfavorecidos; el comercio se acabaría estancando en el bilateralismo y el regionalismo, terrenos en los que los países en desarrollo nunca conseguirán lo mismo que con el multilateralismo; y crecería el proteccionismo, en un círculo vicioso que lo fortalecería continuamente en respuesta a un crecimiento más bajo y al aumento del paro”.

              En este mismo artículo Carlos Carnero advierte también de la necesidad de avanzar en la Ronda de Doha como requisito ineludible para aproximarse a los Objetivos del Desarrollo del Milenio.

              El compromiso de Catherine Ashton, nueva Comisaria de Comercio Internacional,  de establecer como prioritaria la reactivación de la estancada Ronda de Doha  avala el apoyo que Carlos Carnero le ha brindado y que ya  avanzó en su blog el pasado martes.

              A raíz de la reunión mantenida en Ginebra con representantes de los países de la Unión, con los responsables de las negociaciones sobre agricultura y mercados industriales de la Ronda de Doha y con Pascal Lamy, director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC),  Ashton , quien acudía convencida de que el logro  de una Ronda de Doha exitosa siguen siendo fundamental para la política de comercio de Europa, ha declarado estar decidida a abordar y resolver los asuntos pendientes de manera urgente y determinada.

             En sus declaraciones , refiriendo haberle sido reiterado el compromiso de los Veintisiete para alcanzar un resultado ambicioso y equilibrado en este proceso negociador, ha destacado, al igual que Carlos Carnero en su artículo, que una  señal de los líderes políticos de Estados Unidos poco después de las elecciones presidenciales alentaría sus esfuerzos.

             El título que da pié a esta entrada es el título del informe presentado por Carlos Carnero,  en Ginebra, durante la Asamblea Parlamentaria sobre la Organización Mundial del Comercio (OMC)Mirando más allá de Doha”  (inglés, pdf) , defendiendo “la necesidad de privilegiar la economía real siempre y más aún en tiempos de crisis financiera como la provocada por la irresponsabilidad crediticia en el sector inmobiliario norteamericano“.

 

Vía  I Carlos Carnero

Anuncios

¿ 65 horas ? Ni de coña (Carlos Carnero)

julio 28, 2008

Carlos Carnero González

Directiva del tiempo de trabajo: el NO del PSOE en boca de José Blanco

José Blanco: El PSOE va a liderar en el seno del Parlamento Europeo una ofensiva en contra de la ampliación de jornada de trabajo que nos parece una brutalidad promovida por la derecha europea, que recorta derechos. En este sentido emprenderemos a partir de septiembre un trabajo de concienciación en el ámbito europeo para intentar paralizar esta directiva en el debate parlamentario.

Leo también de Carlos Carnero  una reflexión hecha en su bitácora, a partir de un artículo publicado en El País , acerca de las recetas de los expertos para paliar una situación de crisis : flexibilidad laboral y contención salarial .

El título de su entrada Flexibilidad laboral frente a la crisis: ¡con los expertos hemos topado! anticipa, en parte,  el contenido de su reflexión.

El País publica también, en su edición de ayer, un artículo de Juan Antonio Sagardoy , Una controvertida jornada laboral en la que se puede leer de forma literal:  

“La propuesta que modifica la Directiva 2003/88 de la Unión Europea ha levantado ampollas, no sólo por la importancia del tema, sino sobre todo por la ligereza con que se ha informado sobre ella. Ha quedado la impresión de que con ella se podrá trabajar hasta 60 horas semanales, lo cual es totalmente incierto”

Y  casi a renglón seguido:

“No conviene olvidar que, según nuestra legislación, mediante convenio o acuerdo colectivo, -la cursiva es mía- se puede distribuir de forma irregular la jornada anual con el solo respeto de un descanso diario de 12 horas y uno semanal de día y medio. Es decir, que hay semanas en las que se puede trabajar legalmente 60 horas aunque al año deba respetarse el límite que supone 40 semanales”.

Me pregunto si realmente  el Sr. Sagardoy creerá que los/as trabajadores /as debemos hacer este ejercicio de memoria .

Si considera realmente que es con “ligereza” como se ha informado sobre la directiva por qué no hay nada diferente ni nuevo en su artículo salvo una reiteración de la situación que ya conocemos . 

Estamos informados/as y lo que pretendemos es que nuestros/as representantes y portavoces sean quiénes trasladen al Parlamento Europeo nuestra negativa a que se permita que determinados colectivos se encuentren indefensos ante la implantación de jornadas abusivas que les perjudiquen y que puedan derivar en situaciones de alto riesgo para la ciudadanía.

Actualización
Trabajo decente y Directiva de tiempo de trabajo: la coherencia de Zapatero