Posts Tagged ‘In Memorian’

…alto, firme y decidido.

junio 20, 2010

  

“Estaremos extrañamente conectados a la bondad del mundo”

 

In Memorian

Educar para la paz

Por Fundação José Saramago

“Resulta mucho más fácil educar a los pueblos para la guerra que para la paz. Para educar en el espíritu bélico basta con apelar a los más bajos instintos. Educar para la paz implica enseñar a reconocer al otro, a escuchar sus argumentos, a entender sus limitaciones, a negociar con él, a llegar a acuerdos. Esa dificultad explica que los pacifistas nunca cuenten con la fuerza suficiente para ganar… las guerras.”

José Saramago

 

“Israel es rentista del Holocausto”, en ¡Palestina existe!, Madrid, Foca, 2002
[Prólogo y edición de Javier Ortiz] [Entrevista de Javier Ortiz]
Otros cuadernos de Saramago
©José Saramago 2010

 

Saramago no lançamento de "A viagem do elefante", em 2008, no Brasil (Mauricio Lima/AFP)

 

Imagen l Morreu José Saramago: “Desaparece um enorme escritor universal”
                    Por Luís Miguel Queirós, Mário Lopes
                   PUBLICO.PT
Cita l Saramago se despedirá mirando al Atlántico
                Público.es
                                    © 2010 PÚBLICO

   

Vivo, vivísimo

Por José Saramago

Intento ser, a mi manera, un estoico práctico, pero la indiferencia como condición de la felicidad nunca ha tenido lugar en mi vida, y si es cierto que busco obstinadamente el sosiego de espíritu, cierto es también que no me he liberado ni pretendo liberarme de las pasiones. Trato de habituarme sin excesivo dramatismo a la idea de que el cuerpo no solo es finible, sino que de cierto modo es ya, en cada momento, finito. ¿Qué importancia puede tener eso, si cada gesto, cada palabra, cada emoción son capaces de negar, también en cada momento, esa finitud? Verdaderamente me siento vivo, vivísimo, cuando, por una razón u otra, tengo que hablar de la muerte…

 

Esta entrada fue publicada el a las Noviembre 18, 2008 y está archivada bajo las categorías El cuaderno de Saramago.

 ©José Saramago 2010

 

marilo11

Parábola – José Saramago

Luis Pastor

 

 

Y ahora, José… seguiremos negando , con cada gesto, cada palabra, cada emoción, también en cada momento, esa finitud.

 

Ahora y  siempre, José. 

 

…y cuando suena el río suena el río.

mayo 18, 2009

 

 

Cantamos porque el río esta sonando
y cuando suena el río suena el río.
Cantamos porque el cruel no tiene nombre
y en cambio tiene nombre su destino.
Cantamos porque el niño y porque todo
y porque algún futuro y porque el pueblo.
Cantamos porque los sobrevivientes
y nuestros muertos quieren que cantemos.

 

Por qué cantamos. Mario Benedetti.

En mi corazón , siempre.

 

Bandoneón

Mario Benedetti

 

Me jode confesarlo
pero la vida es también un bandoneón
hay quien sostiene que lo toca dios
pero yo estoy seguro de que es Troilo
ya que dios apenas toca el arpa
y mal

fuere quien fuere lo cierto es
que nos estira en un solo ademán purísimo
y luego nos reduce de a poco a casi nada
y claro nos arranca confesiones
quejas que son clamores
vértebras de alegría
esperanzas que vuelven
como los hijos pródigos
y sobre todo como los estribillos

me jode confesarlo
porque lo cierto es que hoy en día
pocos
quieren ser tango
la natural tendencia
es a ser rumba o mambo o chachachá
o merengue o bolero o tal vez casino
en último caso valsecito o milonga
pasodoble jamás
pero cuando dios o Pichuco o quien sea
toma entre sus manos la vida bandoneón
y le sugiere que llore o regocije
uno siente el tremendo decoro de ser tango
y se deja cantar y ni se acuerda
que allá espera
el estuche.

 

 

 

….pero el tango corte y hacha no acabó.

No tan gotán. Daniel Viglietti.

 

Jamaica o muerte.

abril 28, 2009

 

No arruines tu carrera de fracasado por un éxito de mierda.

Javier Ortiz

Una cita de Javier  , de Manuel Ortiz.  

 

…con la misma  sonrisa que se dibujó en mi rostro  el día que publicaste tu  humorada , te sueño en tu Jamaica… para reclamar de mi más alegría, para pensar que todos podemos romper con todo, que somos capaces de no acudir puntuales a las citas, de reírnos de los estudios sociológicos que explican la muerte, de creer que el porvenir que nos espera no está condenado a ser de por vida un tiempo para el llanto.

Venceremos.